La Parada... ¿detenida?

Crónica de una noticia inconclusa

   
 En política no hay casualidades, se suele decir. Lo cierto son los hechos ocurridos ese aterrador último jueves de octubre del 2012, día 25 para centrarnos. Hechos que coincidieron con la ausencia de la alcaldesa de Lima. Dos circunstancias que la afectaron y cual espada de Damocles penden sobre su testa; una concadenada a la otra por el mismo motivo de la intención de revocarla: la eficiencia que no manifiesta y la inutilidad de sus palabras ante tanto que hacer en Lima.

El jueves 23, a medio día, se confirma la aprobación del proceso de revocatoria y horas después se produce esta incursión en el ex mercado Mayorista de La Parada. Que deja como saldo humano dos muertos, 43 civiles heridos y 66 policías afectados, sumado a una idea confirmada: que la ciudad alberga a una cantidad insospechada de delincuentes que nunca vimos hasta ahora.

Sorprendidos por pensar que estamos libres de esta violencia y que se despierta cuando se quiere poner orden y hacer cumplir la ley. Hacer caso omiso a la la ley, no obedecer o burlarse de esta se repite todo el tiempo durante conflictos y bloqueos de carreteras, rondas campesinas, marchas que destrozan vías y propiedad privada; y más cotidiano que sorprendente es que no hayan capturados. Eso se entiende como: que la ley no importa y no existe para nadie si creo tener la razón.

Estos hechos podrían favorecer a la alcaldesa de un modo medio retorcido quizá: el primero porque el argumento para la Revocatoria no fue por corrupción ni malversación de fondos, menos por tráfico de influencias o presunción de robo o estafa. Para muchos es su incapacidad ejecutiva y de gobierno.

Ahora, esto sumado a la retoma de control mal que bien de La Parada, devolviendo la idea de orden, tranquilidad y confianza en la policía podría darle puntos a su favor ya que el restablecimiento del mando viniendo de la policía de la mano con la alcaldía podría hacer obviar lo mal llevado de este operativo e incursión en este mercado. El tiempo dirá si los pasivos de estos hechos suman o restan a la alcaldesa.


No hay comentarios: