De los alimentos... "en la tienda hay más"

Resulta que Miryam con "y" griega como yo le llamo, suele ir de compras con su enamorado de cuando en cuando y así tener algunas cosas para comer cuando lo vaya a visitar y cree como algunas mujeres bien pensadas que la razón de sus afectos también comparte estos deseos; por lo menos los comparte por un par de días, pero cuando lo va a ver, éste ya devoró las compras "para dos" ya que empieza con un vaso de jugo y no para hasta terminar la caja y así con todo, al parecer, las raciones no coinciden con los deseos de Miryam y la consoladora y sesuda respuesta a la mirada de desconcierto sobre los empaques rotos y desordenados es la siguiente: " en la tienda hay más".