Ley Antitránsfuga II

Sí cumplo la ley…Pero la mía

Bankada naranja no acata fallo del TC cambiando Reglamento del Congreso


La alegría les duró poco, solo unas horas, a los congresistas suspendidos, botados, discriminados, separados, disidentes, etc., que, estando sin bancada añoraban obtener más derechos de los que les concedía la Ley antitransfuguismo, elaborada y aprobada por los fujimoristas el año pasado. 

Razón por la que más de 40 congresistas de diferentes grupos políticos llevaron a discusión al Tribunal Constitucional esta norma que restringía y coartaba varios de sus derechos como ciudadanos y congresistas.

El fallo declara inconstitucional tres incisos contenidos en dos artículos por vulnerar derechos como la libertad de conciencia, a la participación política, a la asociación y el principio de interdicción de mandato imperativo.

La farsa de acatar el fallo era para cambiar el objetivo: el de modificar el Reglamento del Congreso a su conveniencia para impedir que su bancada se disperse en posiciones e integrantes,  que se vería reflejado y truncado futuros acuerdos legislativos. Objetivo que también convenía a otras agrupaciones.

Les dieron dos días para elegir de este nuevo proyecto de ley, de Fuerza Popular, entre estas tres opciones de reubicación: volver a sus grupos parlamentarios originales, unirse a otro grupo o integrar la llamada “bancada mixta” para no agrupados.

Los fujimoristas lograron su cometido: modificar el Reglamento del Congreso para desacatar el fallo del TC, dejando a los congresistas para escoger nada, ya que ellos no tenían otra salida más que aceptar lo que les mezquinaban. Como reza el dicho: el cómodo paga su comodidad.

Y nuevamente los congresistas Yonhy Lescano y Marisa Glave anunciaron que presentarían una acción de inconstitucionalidad ante el TC. Esperemos sentados nomás.



Huelga de maestros III

La huelga en tire y afloje

   
Pedro Castillo con congresista Becerril
   En lo que no se ha transigido es en la Evaluación de desempeño y es el actual pretexto para seguir con la huelga, con amenaza de huelga de hambre, incluida en ese momento, así como de apoyo de padres de familia que según Castillo vendrían a Lima. Lo último fue el pedido de intervención de la ¡¿Iglesia?! Y de quién se le ocurra porque ya se le habían acabado los mediadores: el Decreto de Urgencia se publicó y no hay más.

El Fujimorismo no participó en la mesa de diálogo, no aportó y entorpeció las negociaciones en paralelo, y, pretendiendo solucionar “escuchando” a los maestros los citó en el Congreso y con esto  desacreditar al Ejecutivo; pero comprobaron que no era como creyeron y para no enfrascarse en más cuestionamientos ni ser portadores de condicionamientos de suspensión de la huelga: desistieron, pero no se rindieron ya que luego se evidenciaría por declaraciones borradas de un congresista que el acuerdo era la interpelación de la ministra Martens, a cambio de la suspensión de la huelga . Y así sucedió. Castillo jugaba a dos manos todo el tiempo, y se quedó sin cartas.

¿Y qué proponen los maestros? nada, nada de cambio de currícula o mejora de ella, nada de reintegrar cursos como educación cívica o separar historia de geografía, capacitarse o construir más colegios: nada. Solo están presentes sus exigencias económicas disfrazadas con el incremento del presupuesto para su sector en un 10%, lo cual es un imposible.

Si no tienen miedo a la evaluación deben tomarla ya, porque están capacitados, sus alumnos los necesitan y sus hijos también. ¡Por qué piensan que son los únicos que no deben pasar por este proceso! Todos somos evaluados en cada momento, en cada trabajo, en cada informe, en cada pintura, endodoncia u operación; en el restaurante o en la tv. La evaluación la aprendimos con nuestros maestros, y la felicitación por la buena nota o el “hay que aplicarse un poquito más”, cuando no era tan buena, que nos decían también. Por eso la exigimos, porque de ello dependen los siguientes cambios en la educación.

Ley Antitránsfuga

¿Quién ganará?

   
Ex Frente Amplio, actual Nuevo Perú

  El escándalo se armó el pasado miércoles 29 de agosto cuando cierto congresista oficialista subió a su cuenta de twitter una parte de la resolución del Tribunal Constitucional sobre la Ley antitransfuguismo aprobada por el Congreso en octubre pasado, y llevada a discusión ante este organismo de la mano del voto de 41 congresistas que no estaban de acuerdo con esta norma, que vulnera sus derechos de ciudadanos y de congresistas.

Vamos por partes, ser tránsfuga es cuando el elegido por una lista parlamentaria se cambia de grupo político por dinero, cargos públicos, prebendas o para actuar como topo, aparentando ser consecuente con su bancada, pero a la hora de votar lo hace en contra. Hay varias modalidades. Sea cual fuese la razón, si bien existe una promesa electoral, moral y ética, esta no ata al congresista a permanecer en su agrupación si no se siente bien allí.

De esta premisa es que nace el disidente, es el que se separa de su alianza, partido, religión, gobierno, grupo o colectivo ideológico al que pertenece, por no estar de acuerdo con su doctrina, creencia, sistema, etc.

Existe el voto dividido: el que obtiene el congresista y el que le da el partido o agrupación. Claro,  para la conveniencia de los partidos que aprueban la Ley, el congresista le debe su curul a la bancada, como lo sostiene Fuerza Popular; cuando sus integrantes pertenecen a distintas vertientes, movimientos, etc., que fueron invitados al partido por distintos intereses, ya que inscritos militantes no tienen más de veinte.

Con esta Ley llamada también “mordaza” les resta derechos y así obliga al congresista a obedecer a su bancada sin dudas ni murmuraciones, y de no hacer caso serán duramente castigados, sea con llevarlos a la comisión de ética, retirarlos de comisiones y finalmente separarlos. La resolución, de ser aceptada como inconstitucional por el TC, liberaría a los congresistas de ser relegados y podría provocar la formación de nuevas bancadas; así como el poder votar a favor de iniciativas y proyectos independientemente de su alianza.
Jeni Vilcatoma Patricia Donayre

He aquí el temor y horror de Keiko Fujimori: que se divida interna o externamente la agrupación. Como recuerdan, meses atrás, las primeras separadas y disidentes también fueron Vilcatoma y Donayre. Mientras que en otras alianzas está Vieira, Arce, y los ocho congresistas que se separaron en julio pasado.

Son Kenji Fujimori, Vieira, Glave, etc. quienes bien podrían beneficiarse con la resolución de inconstitucionalidad de esta ley, ya que tendrían el control y apoyo de parte de sus bancadas, ya divididas, como ya lo han evidenciado durante todos estos meses solapadamente en varias  oportunidades los congresistas. Reivindicados sus derechos, el Congreso se rearmaría con nuevas bancadas y probablemente con más acuerdos de los que no ha proporcionado el fujimorismo.


HUELGA DE MAESTROS II

La huelga por la huelga

   

Luego de la reunión de la semana antepasada parece que le dieron más ganas de pedir más cosas a Castillo, e inclusive amenazar a la ministra. Cuando se pensaba que los docentes firmarían un acta de acuerdo con lo discutido en esas maratónicas sesiones de madrugadas interminables en donde se pudieron negociar y aceptar más de ocho puntos de los muchos que tenían y que llevaban cada día que se reunían con las mesas de diálogo formada por congresistas de todas las bancadas, salvo la del fujimorismo.

Pedro Castillo, al parecer, solo fue a las reuniones para ganar tiempo en lo que quería convertirse: Representante de los maestros tratando de obtener ese Reconocimiento firmado por el Minedu, a través de una Resolución Ministerial, ya que él no podía firmar debido a que no tiene ese cargo; sin embargo, y pese a ello, sí podían negociar otros petitorios.

Los acuerdos nacionales tienen que ser firmados por representantes legalmente reconocidos, y Castillo perdió la oportunidad de obtener ese “cargo” para el futuro debido a sus ambiciones políticas. Como bisagra de dos facciones que nacen de movimientos subversivos como Movadef no le importan los acuerdos económicos y mucho menos sus colegas, ya que si su sueldo pasa los 3 mil soles, lo que puede obtener ahora y le apasiona es su reconocimiento como líder político; por eso su cambio de lenguaje, sus arengas sin pedidos: solo la Huelga por la Huelga.

El Minedu ya terminó con el diálogo y los mediadores, puesto que los acuerdos se realizaron y se concretan con la publicación del Decreto de Urgencia en el Peruano Nº 011-2017 firmado el 23 de agosto de 2017 en el que se aprueban nueve de sus requerimientos. Pequeñas grandes victorias que no habían tenido antes los maestros y con miras a mejorar: si resuelven anteponer los Derechos de los niños a la Educación como lo dice el Artc. 13 y 14 de la Constitución.










HUELGA DE MAESTROS

Para variar

Luego de más de 50 días de huelga, se creyó la semana pasada que se levantaría esta situación ya que por fin un grupo de “maestros” logró tener audiencia con el presidente. Tal reunión empezó como fiel reflejo de cómo se encuentran organizados hoy los docentes. Peleados y desconociéndose la representación  unos frente a otros.

Los profesores, que ahora sabemos que no tienen un representante, sino varios, queriendo tener participación en un diálogo, tratando también de impedir el paso a los que estaban citados, eran el comodín para  la aparición de Pedro Castillo que se hacía de la voz en plaza San Martín.

 El diálogo se realizó, y si bien se pudieron concretar algunos acuerdos en el sur, no fue suficiente ya que también lo desconocieron los que estaban reunidos en la plaza y que siguen sin entender por qué el presidente no los atiende (¿?).
Es incomprensible para los que atendemos las entrevistas a los muchos profesores que se dicen representan a su gremio y que al pasar a otro canal o medio periodístico dicen cuando se alude al otro: que no lo conoce.

De igual manera se comportan los congresistas, que nunca aportaron una solución a esta huelga y que ahora piden la cabeza de la ministra Martens como si fuera una solución y así quedar bien con los huelguistas. Ah, pero sin aportar nada: como siempre.

Quieren que la Martens los convenza con una solución al “problema” que es solo de ella, por cierto, afirman todos. Que converse con las tres facciones que se pelean por el botín, perdón, la Derrama Magisterial, como son: Sutep, Conare y Movadef. Hoy, viernes 18 es la reunión a la que obligan a la ministra para interpelarla de una vez.







Voceros de la Libertad de Prensa

 
Añadir leyenda
Desde hace unas semanas en distintos medios de comunicación han retomado sus programas tanto Ortiz como Butters. El primero con un receso de meses y postergaciones, se especula, por acontecimientos que relacionan a Ortiz con la muerte del periodista José Yactayo. Amigo suyo también. El segundo, comunicador de una radio limeña que fue retirado de esta por participar de una marcha contra la nueva curricula escolar y comprometer a la vez la imagen del medio con sus declaraciones y presencia, sumado a otros aspavientos.

Ambos reaparecen y con mucha ira dentro de sus “nuevos” espacios, manifestando su derecho a la opinión y vulnerados derechos de libertad de prensa. Amenazando desde la promoción de sus programas y otros desde el nombre a empresas y a colegas.

Hace unos días, precisamente, se celebraba el Día de la tan manoseada y vapuleada Libertad de Prensa, y según la propuesta de la UNESCO, con el lema para el año: «Mentes críticas para tiempos críticos» con el objetivo de destacar el papel de los medios en el avance hacia sociedades más pacíficas, justas e inclusivas. Y es que estos dos personajes no parecen estar  identificados en esta idea.


El primer programa de Ortiz amenazaba con evidenciar todos los errores y mentiras que ha vertido la Policía Nacional a la comunidad sobre el asesinato de Yactayo y de cómo lo han sindicado como sospechoso involucrado en este suceso. Así como algunos “colegas” han tejido notas y reportajes sobre lo mismo involucrándolo. Según él.

Nadie sabe el dolor de nadie. Pero no se usa como pretexto para limpiarse de una acción temeraria y de costadito hacer rating; eso es bajo, no es amistad. Hacer periodismo de periodistas es lo más fácil de hacer y lo que llena minutos también. Hacerse la víctima exaltado y furibundo también resulta. Pero apelar a la muerte de un amigo, desprestigiando a otros por su labor, olvidando que también la puedes hacer sin usar el ventilador sucio, para conseguir que te digan textualmente: Eres inocente y el adalid de la libertad de prensa por tu sufrimiento: no es profesional.

El segundo, Butters, personaje que hablando grueso y vociferando no aceptaba nunca la opinión del otro, pues la suya siempre era la idónea, quien con rodeaos retóricos siempre hacía prevalecer su pensar tratando de aparentar que el otro también podía hablar, pero nunca aceptar lo que decía y siempre estaba equivocado.

Este señor se ha pasado años ofendiendo y generando violencia; según él hablando claro, y que como no es periodista no se le puede corregir, que es libre de hablar. Osea, que sí es válido usar las herramientas de los periodistas y comunicadores, pero a la hora de sopesar lo que se dice, de regularse y de ser amonestado, como a todos los comunicadores les puede ocurrir, no está bien. Que se atenta contra su “libertad de expresión”.

¡¿Quién les adjudicó a estos dos personajes ser los adalides de la Libertad de Prensa?!

¡Por qué sufren por todos los periodistas cuando no se los pedimos! Se victimizan con la pierna en alto, franeleando a unos y golpeando a otros periodistas para pasar piola y  no ser tocados y seguir imponiendo sus pareceres sectarios y acomodadizos.