Conga Va, pero ¡a dónde!



(Minería vs. minería II)

 Después de ver este último fin de semana las imágenes de las lagunas que serían afectadas o utilizadas en el desarrollo del proyecto Conga, por un momento me sentí atrapada en esa decisión de opinar contra este; pero luego de evaluar las grandes posibilidades de desarrollo que podría proporcionar, no solo a ese sector, sino al país por la continuidad de otros proyectos similares, concluí que es una decisión con consecuencias no necesariamente favorables ni para pocos ni para siempre.
Se sabe que la oposición viene de varios sectores y por distintos motivos: políticos, económicos, sociales, ecológicos, emocionales, etc. La poca y desvirtuada información que llegó a los cajamarquinos hicieron recordar aquella larga y terrible historia que arrastra aún la minería en nuestro país y ha apoyado a que la negativa de la población sobre este proyecto se solidifique en protestas, paros y marchas; así como la escasa presencia de colaboradores del gobierno que trabajen con la población para hacer menos torpe este proceso, a pesar de que este proyecto tiene varios años de planteado y de estudio.
Para los pobladores, uno de los puntos en los que se basa su negativa -por lo menos la que nos han hecho saber a través de cuanto micrófono han tenido al frente- es al temor de quedarse sin agua, y por ende la eliminación de la flora y la fauna que vive alrededor de las lagunas, sumado a esto la agricultura y ganadería que se afectarían también. El proyecto planea el transvase de las lagunas Mala, Chica, Azul y Perol a grandes reservorios para abastecer de agua a los habitantes en un futuro nada deseado por ellos y punto álgido de su protesta.
Es cierto, que si se plantea de esta manera, pocos estarían de acuerdo, pero entre todos los factores externos que están presentes quisiera pensar en uno en especial que creo que algunos guardan: y es el miedo; el miedo al cambio, cambio que empezaría con este nuevo proyecto y que no terminaría en los 19 años de concesión, sino que transformaría la vida de todos ellos.
Pero estos cambios son inevitables e irreparables en algunos casos cuando interferimos en el desarrollo de la naturaleza. Es un sacrificio que debemos hacer todos, sino cómo crecen las ciudades, cómo llevarlas a la modernidad sino se da algo a cambio.
¿Cómo conseguir la inclusión social que tanto quieren? Se realiza con dinero y el proyecto Conga representa una de las inversiones mineras más grandes en la historia del Perú, con cuatro mil 800 millones de dólares.
Parece ser que cuando algo es bueno para todos, no debe funcionar y se oponen precisamente por esa razón. Grupos tendenciosos, rémoras, parasitarios de la miseria y de la ignorancia generan las divisiones en la población y perturban el avance para continuar con situaciones que aseguren su bienestar: sumiéndola en la pobreza y perjudicando a toda la región que es poseedora -por habitar allí- de una gran riqueza mineral.
Lo peligroso de decisiones como esta es que se cierran puertas para el progreso y se abren las demás para el subdesarrollo, narcotráfico, delincuencia, pobreza extrema y finalmente el abandono.
Dispararse a los pies y luego quejarse de dolor es la vía de la tozudez y del conformismo por no arriesgar y confiar: dar algo a cambio de algo, cuando esto es beneficioso para todos.


Minería vs. minería

  La situación de la minería siempre ha sido un tema por resolver, pareciera un mal necesario; no solo la presencia de empresas, sino el hablar de esta actividad económica que siempre nos lleva a la rivera del medio ambiente. Allí donde se alojan toda clase de pretextos y razones por las cuales debe y no realizarse la extracción minera. Pero de la parte del tema que generalmente se habla es de todo lo perjudicial y dañino que puede ser y es, en resumidas cuentas,  la explotación minera. Quienes no estamos cerca de estos centros mineros vemos las cosas con los anteojos de las informaciones que nos llegan, pero no por esa razón estamos lejos del análisis o de opinar sobre lo que ocurre. En estas últimas semanas hemos visto y leído sobre  las protestas y levantamientos de algunos sectores del país quienes no están de acuerdo con la presencia de estas empresas apoyándose en la preservación de su ecosistema y demás demandas sociales, económicas, de  infraestructura, etc. Si atendemos las exigencias de estos pobladores, les daremos la razón de un lado, y por el otro podremos rebatir algunos argumentos tratando de defender la presencia de la explotación minera. Lo que quizá no notamos  debido a la repetida forma de protesta:  es que las marchas, bloqueos y paros  siempre son contra la minería formal. No he visto o leído de marchas así de grandes en contra de la minería informal. Contra las dragas que también contaminan el ambiente y de manera más agresiva, sin dejar ningún beneficio: por más pequeño que fuera  a las poblaciones que están al rededor de estos focos destructores.
Es entonces que las preguntas aparecen y generalmente sin respuestas que justifiquen tales acciones: si estas personas quieren minería que les proporcione alguna ganancia, la que fuere, o si el cuidado del medio ambiente solo es un pretexto para socapar intereses subterfugios de estos grupos antimineros, pero antimineros formales.

Alberto Caeiro

XVIII
Ojalá fuera yo el polvo del camino
y que los pies de los pobres me estuvieran pisando…
Ojalá fuera yo los ríos que corren
y que las lavanderas estuvieran a mi vera…
Ojalá fuera yo los chopos en la margen del río
y tuviera solamente el cielo por arriba y el agua por abajo…
Ojalá fuera yo el burro del molinero
y que él me golpeara y estimase…
Antes eso que ser el que atraviesa la vida
mirando tras de sí y con pena…
De El Guardador de Rebaños

Fernando Pessoa /Alberto Caeiro
Versión de Pablo del Barco


“Quem me dera que eu fosse o pó da estrada/ E que os pés dos pobres me estivessem pisando…// Quem me dera que eufosse os rios que correm/ E que as lavadeiras estivessem à minha beira…// Que me dera que eu fosse os choupos à margem do rio/ E tivesse só o céu por cima e a água por baixo…// Quem me dera que eu fosse o burro do moleiro/ E que ele batesse etimasse…// Antes isso que ser o que atravessa a vida/ Olhando para trás de si e tendo pena..."

Promesa en soledad

Si alguna vez no te hallo en mi memoria,
si alguna vez te evades del recuerdo;
construiré una carretera de sentimientos
desde mis ojos al alma...

Y allí estaré, entre los vetustos
y férreos muelles de mi vida;
entre los barcos que olvidaron el mar
y la rotunda soledad de las
goletas viejas,

Estarás como silenciosa y muda,
como un certamen
de albas gaviotas que
pespuntan los cielos,

Y llegaré a ti, como pescador
que vuelve lento desde las afueras del mar;
llegaré con mi red huérfana
de peces, sin un solo cantar...

Llegaré aglomerado de lágrimas en los ojos
y el corazón frío y amortajado
de soledad...

José Alfredo Hernández


Cambio de Guardia


La noticia de hace unos minutos sobre la renuncia de Mercedes Aráoz como candidata presidencial  del APRA le ganó a una pequeña nota que había preparado días atrás sobre el respeto a los principios y a la negociación de los mismos. Principios, palabra que en política es usada como ariete demagógico para embellecer discursos que convenzan a electores desprevenidos. La candidata Mercedes Aráoz siempre mostró su desacuerdo en que personas con procesos en investigación relacionados a temas de corrupción, terrorismo y narcotráfico participaran de la lista al Congreso, condición que pidió al partido que la invitó como candidata presidencial para las elecciones este 2011.
Desde hace una semana y días la ausencia de una de estas condiciones hizo evidente que la candidatura  de Jorge del Castillo estaba en peligro, situación que no pudo resolver, aunque tenía tiempo hasta el 19 de este mes. Del Castillo tiene una denuncia por presunto favorecimiento a la Petrolera Monterrico y enriquecimiento ilícito.
 Ante estos hechos expuestos públicamente que dejan heridas ambas candidaturas y demostrando a su vez el descontento partidario, la posición del aludido candidato fue escudarse en la legalidad partidaria diciendo que las bases decidirán si postula y“no permitirá que de manera ilegal alguien pretenda sacarme a codazos”. 
Mientras,  la fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, indicó que una investigación fiscal no puede ser el condicionante para un tema político; dejando sin asidero al compañero si es que  este pretendía apelar al resultado de la investigación que no vería en esta semana, según Echaíz, ya que los procesos tienen un tiempo de desarrollo e investigación inalterable a los vaivenes políticos.
El desacuerdo que Mercedes Aráoz expresaba no era solamente por las denuncias que tiene Del Castillo, sino porque pretendía encabezar la lista al Congreso, lista que  hace unos días presentó deslizando que esta es seleccionada solo por el Partido y que los invitados podrían no tener participación en este proceso; para ese entonces los desacuerdos ya existían.  
Durante los días siguientes el aludido congresista esgrimía que sus derechos como militante aprista  no podían ser vulnerados.
La pregunta cae por sí sola ¿y el derecho de los demás de sus compañeros, dónde los esconde? Se comenta hasta el hartazgo sobre la renovación de cuadros en el APRA, pero de eso, para  los representantes más notorios, los acaparadores de cámara  no existe; los estatutos en el partido de la estrella no son respetados, al parecer, por los comentarios emitidos por muchos de los compañeros a través de medios de comunicación. 
El declinar no es aceptar culpas, es nobleza y lo hizo Haya más de una vez, en casos más discutidos que la historia no olvida y no por eso dejó de ser el líder que reconocen.
Por qué pretender que las únicas mentes brillantes son Del Castillo, Cabanillas, Gonzáles Posada, Mulder, Zumaeta o Pastor. Podrían descansar y dar oportunidad a otros integrantes apristas que seguramente los hay, pero nunca los veremos por estos dizque compañeros herederos del entorchado imaginario Hayista. 
Y después rechazan el discurso chavista de perpetuación en el poder, cuando ellos no permiten el surgimiento de mentes jóvenes que oxigenen su representación en el Congreso. Así como en el gobierno de Toledo hubo cambios y convocatoria de gente nueva en política que demostró ser eficiente y ahora es reconocida. 
Cambio de guardia a este ejército de compañeros es lo que piden las mayorías apristas y sin ser apristas. Cambio de guardia antes que este partido se siga partiendo, probablemente porque es el destino de las estrellas, la implosión.
Mercedes Aráoz sienta el precedente de querer cambiar y decidir como candidata que "era". Que lo ideal y legal siguiendo sus principios era la limpieza de actos entre sus candidatos y no lo que convenía a sus ex compañeros. Ella sale imperturbable siendo fiel a sus principios innegociables, sin pasarlos por agua caliente, sin descalificarse. 
Lo que queda es el mal recuerdo de la intención de lavar la cara de un partido ya partido por los intereses nada Hayistas de sus integrantes. 
Es una matrona negada para engendrar que busca entre sus ahijados uno virgen como heredero, pero del pasivo que hay que limpiar, un chivo expiatorio por si las cosas se salen de curso; cabeza de turco como lo fue Alan García en su tiempo llevado por el descontrol y la ignorancia que el poder regala  y de seguir a los padrinos. 

La leche se agrió y el engendro que muchos siguen a ciegas los desbarrancará para quedar al borde del precipicio y verlos caer.