Militante o Socia

Todo este tiempo la candidata de FS ha dicho que no tiene ninguna relación con organismos violentistas, que no comparte políticas como las de Hugo Chávez; que  respeta el estado de derecho, la democracia y todo lo que viene con ella. Que velará por los derechos de los desprotegidos, carentes de servicios públicos como agua y desagüe y atención mínima de de salud, todos ellos serán atendidos. Muy bien, todo esto está claro y es lo que un gobierno municipal o estatal debe tener presente para su población.
Este partido FS tiene como cara para los medios, la de una señora afable, inteligente y carismática, tal vez. Con buenas ideas y propuestas viables, con ciertas consideraciones, claro, como las de los otros candidatos. Pero el cuerpo de este grupo político lo conforman varios segmentos y nuevas agrupaciones políticas como las provinciales de la Costa, Sierrra y Selva;  nuevas y viejas en el espacio político también como el Sutep. Las agrupaciones que más han llamado la atención por sus antecedentes y vínculos con otros movimientos que actúan fuera del país son MNI (Movimiento Nueva Izquierda) y Patria Roja  y otros de menor notoriedad en Lima como los llamados nacionalistas. Lo curioso es que en la página del partido no aparecen estos socios políticos, más sí los movimientos regionales con sus representantes. Si todo está muy bien en su conformación y es un partido demócrata y progresista ¿por qué no figuran estos otros compañeros de alianza? 
Si La candidata dice que sus acompañantes son demócratas y participan en elecciones como cualquier agrupación ¿por qué no hicieron su propio partido en lugar de ir en el de ella? La razón es simple: porque esta era la forma de incursionar en la organización del Estado disfrazados de demócratas cuando nunca lo fueron. Prensa irresponsable y manipuladora con fines desconocidos, por ahora, pero con inmediata notoriedad han apoyado esta candidatura que parece ser muy simpática y con grandes ideas, y es probable que así lo sea, pero no sus compañeros de partido. Cuando se cuestiona el porqué de llevar gente de este sector la candidata dice que solo la acompañan, que son demócratas y que no influirán en su gobierno; entonces, esto no se entiende. Si se está en un grupo que tiene antecedentes de hacer apología a la violencia como es MNI y Patria Roja, cómo se puede decir que no se concuerda con los ideales políticos de éstos si aún siguen esa línea de comportamiento. Que hayan borrado de su página web los pronunciamientos más duros firmados por uno de sus candidatos a regidor para hacerlo pasar por demócrata y pacifista es para encubrir lo que realmente piensan, sino ese material estaría allí a libre disposición si es que no dañara a nadie. La candidata dice «no apoyo ninguna manifestación de violencia», pero sus aliados políticos no han demostrado este camino durante su historia de vida. Escuchar a sus integrantes decir que las  FARC son «fuerzas beligerantes frente al gobierno» que, «no matan gente ya que solo los secuestran» es insultante ya que las FARC es un grupo narco-terrorista que ataca a su gente y que le hace tanto daño a colombianos como el terrorismo lo hizo con nosotros. Inclusive, candidatos a regidores se pasean por Lima con una integrante de las FARC. Entonces, en qué quedamos: si no apoya a la violencia qué hace con compañía de este calibre. La presencia de Berenson, madre de un niño,   viviendo en un departamento de Miraflores causó gran escándalo y rechazo, y eso que la aludida había cumplido gran parte de su pena. Militantes en una agrupación con pensamientos y actitudes no lejanas a las que Berenson acogió no causa el mismo rechazo; eso sí es irrisorio: les asusta viviendo a su lado, pero no en el municipio.
Cuando se comparten ambientes, propuestas y hay convergencia de ideas encaminados en un partido político se llama «militancia» si solo se reúnen para conversar y disfrutar de momentos sin trascendencia se llama «socio» de un club. Estos grupos provenientes de muchos sectores de izquierda y demás, conforman el brazo de movilización de fuerza de base de FS, son el pulpo con cara simpática, elocuente, generosa. Ahora, cómo dicen que esta candidatura «no le debe nada a nadie», lógico cuando se llega al gobierno es cuando se devuelve lo prestado. ¿Alguien podrá creer que MNI y Patria Roja acompañarán a una señora simpática con el solo ánimo de solidaridad y ser demócratas? Hay varias opciones, elijamos cualquiera que no haya apelado a la desintegración y a la violencia.

¡Alerta, nos miran!

Hace unos meses en un noticiero matutino se anunciaba una microondas desde el Centro de Lima, para ser exactos desde la plaza San Martín. Se trataba de la instalación de cámaras de vigilancia en las calles que rodean la plaza. Eran cerca de las 7.30 de la mañana, quizá un poco más, y la reportera nos mostraba todo el panorama que se podía cubrir mirando por los monitores. Luego, para evidenciar la efectividad con que  la Policía podía detectar un delito vimos cómo intentaban asaltar un local, con todos los detalles que la Policía llenaba hablando de todos los beneficios que traería consigo la implementación de estas cámaras en todo el distrito o en lugares estratégicos como este. Lo que me llamó mucho la atención es que pude ver lo bien que enfocan las cámaras, pero nunca vi la intervención de la Policía o los serenos para evitar el asalto, o la persecución o detención de los delincuentes. Llamémosle circunstancia casual, esporádica -a esa hora e la mañana-, pero no extraño en ese sector. Días después otro distrito da cuenta de un asalto tomado también por sus cámaras de vigilancia, pero así como la primera demostración de tecnología, aquí tampoco se vio una detención, más sí el acto delictivo. Ahora sí parece irrisorio que algunos distritos, por sectores, cuenten con estas cámaras de vigilancia pero que no persigan a los perpetradores de los delitos. La pregunta salta al tapete ¿de qué nos sirve solamente el visionado de las imágenes? Si la detención, derivada de la visión fuera lo efectivo para recuperar lo robado o por lo menos la confianza en la protección de la Policía nos sentiríamos bien servidos. La respuesta a esta simple interrogante es respondida de la siguiente manera: “no podemos perseguir a los delincuentes porque huyen a otro distrito y allí no tenemos autorización”. Esta situación preocupa: que teniendo la tecnología no esté interconectada entre los distritos, así como la Policía o los serenos autorizados para incursionar en otro territorio en busca del delincuente. Probablemente esto sea un trámite engorroso de realizar entre los distritos o sea una carta escondida para sorprender como propuesta electoral de los candidatos en las futuras elecciones municipales o presidenciales. No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que el monitoreo de las calles se está convirtiendo en la muletilla de promoción de los alcaldes que buscan la reelección y no la inmediata solución a la violencia que sufrimos los transeúntes. 

¿FONAVI vs. IGV? Lo justo y lo real

El próximo 3 de octubre no solo elegiremos al los alcaldes distritales y regionales, también votaremos por la realización del referéndum relacionado a los fonavistas, y que queramos o no, nos afectará.
El Fondo Nacional de Vivienda fue creado en la última etapa de la dictadura militar de los años 70 para supuestamente financiar préstamos para la construcción o adquisición de viviendas a través de una retención del sueldo de los trabajadores en planilla; es decir, como con las AFP para las pensiones. Probablemente, para quienes han escuchado hablar a sus padres y abuelos sobre el Fonavi, manifiesten que este referéndum debe de aprobarse, ya que si éste se cerró en el año 1998 y dejó a los aportantes sin ninguna explicación, lo justo es que se les devuelvan sus aportes o equivalentes. Pero aquí lo justo no supera a lo real, ni mucho menos lo esclarece.
De ser aprobado el referéndum, todos los peruanos les devolveríamos a los fonavistas, que llegaron a inscribirse hasta el 2007, sus aportes actualizados hasta el día de hoy,
Sí, todos nosotros: los que no vivimos esa época, los que estamos en planilla, los que no lo estamos, los que emitimos recibos por honorarios, los que no los emiten, los que tienen empleos eventuales, los que no lo tienen, etc. ¿Cómo? dependerá del Reglamento de la Ley establecer la modalidad adecuada de devolución . Una de las opciones es la que deslizó en declaraciones el presidente García, que podría subirse el IGV a un 20 o 23%. Aquí está el cuero de donde saldrían las correas de ser en efectivo esta devolución.
El ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski estima que el monto total de la eventual devolución de los aportes al FONAVI ascendería a solo 5 mil millones de soles y no a 22 mil millones, como se viene especulando. Considerando que solo el presupuesto de apertura del MEF en 2010 fue de S/.1800 millones, según el congresista Humberto Falla, ex presidente de la Comisión de Presupuesto; el pago en efectivo, que muchos creen que se les dará es inviable. El reponer en dinero efectivo es un proceso largo ya que entre los requisitos para acceder al pago no solo es estar inscrito, sino presentar una serie de documentos entre los cuales se encuentran las boletas que acrediten su contratación en la empresa. Al parecer este camino podría generar una gran deuda interna que retrasaría o pospondría la construcción de obras públicas como carreteras, hospitales, colegios, redes de alcantarillado, etc.; compromisos ya pactados a futuro.
Lo que vamos a hacer este 3 de octubre es votar a favor o en contra del Proyecto de  Ley de devolución del Dinero del FONAVI a los trabajadores que contribuyeron al mismo. Mas no al referéndum para la devolución del dinero, primero es el proyecto, que determinará cómo se hará esto.
Se plantea, para honrar esta devolución las siguientes opciones: la construcción de viviendas de interés social, terrenos urbanizados, bonos, compensaciones tributarias, pagos compensatorios de deudas y pago de dinero en efectivo. La devolución se haría en un plazo de 8 años y se priorizaría dependiendo de la edad de los fonavistas. Huelga decir que sería el siguiente gobierno el encargado del cumplimiento de lo aprobado.
Pero la demagogia es el papel de regalo con que envuelven los gobernantes supuestas soluciones, para hacernos merecedores de un regalo que no queremos: la equivocada hermandad de los pueblos en el momento de hacer cumplir lo justo sobre lo real, haciéndonos acreedores de esa dádiva que bien podría aceptar el Estado asumiendo la hermandad como patriarca que es.
Si aquel aporte era para beneficiar a un grupo de trabajadores que estaban en planilla no parece, ahora tan justo, que el recupero de ese dinero lo tengan que asumir quienes no estaban en ese grupo.
Hasta ahora el Ejecutivo no se ha pronunciado sobre este tema, ni político alguno; el hacerlo presupone un inminente daño a su base social con miras a las próximas elecciones. Se está dejando ir a la población, cual invidente con bastón nuevo y sin rumbo fijo, a una votación sin la información adecuada sobre lo que se elige. Pero sí dejado creer que la propuesta aprobada y llevada a votación para un referéndum representa un triunfo ganado al Estado.
Dar tanta cuerda para terminar ahorcado pareciera ser la política para callar las exigencias de la población y posteriormente para hacer oídos sordos a los posteriores reclamos cuando la aplicación de los reajustes económicos apreten y luego decir que la ciudadanía decidió.
Para mayores confusiones, un sector de fonavistas, vinculado con los impulsores del referéndum ha formado una agrupación política que compite en las elecciones municipales y regionales.
 La pregunta que queda: ¿ por qué debemos asumir este recupero si es el Estado es el encargado de velar por el bienestar de todos?

Yeso: el arte de la cotidianeidad

Caminando por el Parque de la Reserva un tumulto de gente interrumpió mi tránsito apurado; me detuve al no escuchar la promoción de brebajes ni pomadas mágicas, es más, creo que también lo hice por curiosidad insana, al creer que alguien se había desmayado o accidentado, o sufrido algún percance parecido, ya que el grupo estaba cerca de esa enorme fuente que embellece el parque. Me llamó la atención el no ver al vendedor, así que hice lo que el círculo de espectadores hacía: bajar la cabeza –no sin antes mirar con el rabillo del ojo a ambos lados-,  entre murmullos. Estaba allí, un joven abstraído en el yeso de colores, genuflexo debelando un rostro en el piso.
Ni Beever ni Rafart i Roldán, un muchacho menudo, pero que como ellos nació con el arte bajo el brazo. Podía ver los huesos de sus codos al frotar con pareja energía el cemento, como cuando se encera para obtener del aludido el brillo añorado, la perfección del color amalgamado en un homogéneo matiz. Nunca había visto algo así; generalmente los pisos y paredes del centro de Lima son maltratados por grafitis mal estructurados, letras desgarradas, monocromas y poco creativas provocadas por un arranque de supuesta rebeldía o simplemente el sello de un grupo carente de formación y amparado por las pocas o nulas oportunidades de desarrollo. Me interesaba su arte, su paciencia y concentración en su trabajo, sorprendida por la cantidad de personas que se acercaban; Raf –seudónimo con el que firma sus obras- continuaba sin descanso a la vista crítica, pero enmudecida de atentos espectadores que como yo, esperaban con avidez la culminación de la obra. Qué hobbie tan raro me decía, pintar en el piso: ¡y gratis! sin sombrerito al costado –por lo menos nunca lo vi-, invertir el tiempo en esto, comiendo yeso, doblado por horas y sin recompensa monetaria más que la admiración y disfrute de la gente alrededor. Miraba al pintor de retratos a menos de diez metros de él, sentado, con un caballete y cartulinas blancas, comiéndose una manzana, cual dentista a la espera de un paciente que pronto llegará. Dos hombres con un mismo principio, pero con distintos destinos.
El arte es para todos y gracias a creadores como Raf es que se escapa de las galerías, aquellas urnas a las que cuesta ir, por lo lejano o por lo desconocido o incómodo para muchos.
Mientras avanzaba, poseso, abstraído por el color que infringía a una parte del rostro de la mujer que salvaba, noté al moverme de lugar el detalle en los ojos de aquella fémina; cristalinos –pensé- y allí recordé que había visto antes ojos así en una página de arte, que luego busqué entre mis suscripciones. Ojos siempre cristalinos, contando la historia, denunciando algo; pocas veces esquivos, siempre atentos, como resguardándose, como advirtiendo. Ojos que ves en sus seductores Cristos, heroínas, mártires de las calles o discotecas, hadas; ángeles, guerreras, demonios o seres amorfos. Raf protege el tapiz pétreo con su cuerpo, como una gárgola sobre la catedral, hasta terminarlo. Sin luchar. Solo se puede ver de él la maraña de cabello que protege su nudosa espalda en una cascada de dreads que compiten por frotar los últimos rizos de la fémina que ha despertado ya.
Es menos complicado, y aquí lo descubrimos, dar alegría a otros en la cotidianeidad que en la institucionalidad. Y solo usa sulfato y carbonato de calcio: tiza. 

¿Para usted o para regalar?

Por comprar una radio
Hace unas semanas estuve en un centro comercial buscando radios. Me acerqué a varios stands preguntando precios y luego de ver varios modelos me decido por una radio que se veía muy bonita, así como el precio; luego, cuando la estamos probando me dice el vendedor: “tiene para cd y reproduce los originales y los piratas también, pero de la marca tal no, solo los demás piratas”. Yo lo miro callada y respondo: entonces no lee todos los cds y me repite que "sí", salvo tal marca; luego me interrumpe y me dice: “¿pero es para usted o para regalar?”, extrañada por el comentario y para saber a dónde se dirigía le dije que era para mí, a lo cual agregó: “entonces llévese esta otra marca, porque si es para regalo lleve ésta no más, le durará seis meses más o menos” y lo volvió a reafirmar. Hice que pruebe otra marca –la que supuestamente iba a ser mi nueva adquisición- y que me recite todas las bondades por las cuales debía comprarla. Y luego de escuchar atenta la información: no se la compré. No lo hice porque me decepcionó, sentí que me mentía en todo, pensé en él como el peor vendedor del país, el ser humano más indolente y tramposo que me habría podido encontrar ese día. Creo que hasta lo odié por lo que me hizo sentir. Me insultó y ni se dio cuenta. Fui a otro stand y la vendedora me informó las ventajas de una marca ante otra que yo solicitaba.
Esta señorita me resultó más sincera y con entusiasmo de vender ya que me detalló desde la pintura de la radio, la cobertura, las baterías, los complementos; así como la recomendación de porqué no comprar un modelo -por lo bonito que se ve, sobre otro no tan vistoso-. Describió la duración de ambos equipos sin devaluarlos y me demostró la garantía con la confianza de lo que me vendía. Compré la radio, pero me quedó ese malestar del primer vendedor que se saboteó y pretendió hacerme partícipe de ese pensamiento mezquino. Me hizo sentir muy mal. A las personas que amamos les hacemos presentes con la misma característica: de amor, independiente de la evaluación que un vendedor -impertinente- pretenda sugerir. Yo solo quería regalarle a mi madre una radio, y cuando se la di se puso muy feliz, como yo, ahora que estoy escuchándola con ella.


¡Asiento para la señora!

Si hay algunas cosas que no entiendo en esta, cada vez más, húmeda Lima: es el sticker o aviso que indica el asiento reservado para personas de la tercera edad,  embarazadas o discapacitadas, pegado en el primer asiento detrás del chofer de una combi. Este supuesto respeto a las normas me llama mucho la atención, ya que en una combi, según el reglamento no se puede ir de pie; así que por lógica cualquier asiento le correspondería a una persona que cumpla con estas características y a cualquiera que no las tenga, dependiendo de la cortesía del pasajero. Y lo irrisorio de esto es que el asiento destinado para este fin, que está ubicado a espaldas del chofer, pero frente a la persona sentada detrás del mismo, es decir, que tal consideración no existe ya que la afortunada persona a quien  la sociedad civil le confirió este espacio para la contemplación de un mejor viaje se fastidió, pues la comodidad ofrecida no es tal, ni mucho menos la consideración. Creo que el sticker representa el recordatorio, es decir, la obligación que debe cumplir el dueño del transporte en hacerle ver al pasajero que tiene que ser cortés porque es una ordenanza  y a la vez hacer creer que cumple con la ley. Viajar en una combi se ha convertido para muchos en una especie de suplicio por haberse levantado temprano, por tener trabajo o estar embarazada. Estos vehículos cumplen todos los requisitos para estar fuera de las normas establecidas de cómo tienen que ser el transporte público y mientras no se haga una reforma en este sector los transeúntes seguiremos padeciendo estos atropellos e inseguridades; cuando lo único que necesitamos de éste es que nos movilice seguros para seguir apoyando al país. 

Situaciones aparentemente menores dibujan a una sociedad

Hace unos meses escuché en la radio que una gatita de aproximadamente seis meses se encontraba atrapada en un departamento y que sus dueños estaban de viaje en Colombia, la noticia alarmó a los oyentes de la radio durante todo el día; la programación habitual se intercalaba con lo que pasaba en Jesús María  y los avances que se obtenían por rescatar a la gatita. Luego de presentarse varias entidades protectoras de animales y hasta los Bomberos, y al  no encontrar a los encargados del edificio se apeló a la autoridad municipal, quienes tampoco sabían o querían hacerse cargo del embrollo. El animalito había estado preso desde el mes de noviembre del año pasado y los vecinos del departamento no tenía la intención de quebrantar la ley para entrar a la casa y rescatar al felino, pero tampoco permitían que nadie más lo hiciera, es más se oponían a que se le alimentara con mayor frecuencia por los olores que ya emitía el cautiverio y la soledad del gato. Incomprensibles los celadores de la legalidad y necios para las soluciones, los habitantes del edificio habían esperado casi cuatro meses sin hacer nada para salvar a este animalito de su soledad, estrés y angonía; prefiriendo la queja y la obstrucción antes que la solución y el compromiso por hacer un bien a la comunidad en la figura de este tierno felino. Largas horas esperamos algunos, quienes no podíamos hacer más que extender la noticia por los medios que pudiéramos, internet, llamar a la radio, estar en el departamento, etc. para que liberaran de esta terrible aflicción a la gatita. A  las 6 de la tarde por fin se tuvieron noticias del dueño del edificio, que al ser ubicado estaría de regreso a Lima a las 10 de la noche. Era lo mejor del día que mitigaba una jornada de angustia para muchos. Curiosamente, la población se movió más para este rescate que las autoridades del distrito, inclusive hubo maltrato de parte de representantes del Poder Judicial, desconociendo normas y minimizando el caso que ya tenía movimiento en internet y la radio. Ningún otro representante de los habitantes de Jesús María legalmente elegido se acercó a ayudar. Salvo Marco Delgado, Sub Jefe de la Policía Municipal  del distrito quien se mantuvo interesado y atento para resolver esta situación tan penosa. La gatita fue rescatada por la noche  y permaneció por unos días al cuidado de una organización hasta que su dueña apareció muy preocupada y atareada por lo ocurrido, manifestando que, a quien dejó el cuidado de su mascota, ahora bautizada como "Susy" por votación pública radial, no había cumplido con su pedido y estaba ansiosa por recuperarla. Y se supone que estas "autoridades" están para ayudarnos y representarnos en los momentos que lo requerimos. Si la vida y bienestar de un animalito les parece nada, cualquier otra causa tendrá la misma importancia.

¡Me golpearon duro con una piedra! y fue mi hermano

Hoy me petrifiqué al ver la noticia del daño sufrido en las ruinas de Chan Chan, sorprendida y entristecida por la actitud de esos jóvenes que ignorantes de lo que hacían -eso quisiera pensar- no que la conciencia los llevó a realizar tan despreciable acción.Me sentí herida al verlos dañar con tal furia a los muros de la huaca El dragón como si tuviesen a su enemigo en frente, las imágenes eran aterradoras para mí, como si golpearan a mi hermano, a mi padre o a mi amigo... me pregunté qué nos está pasando y qué estamos haciendo para generar tantos arrebatos de violencia o qué no estamos haciendo por crear más amor y conciliación entre nosotros. Cuando ocurren hechos como éste pienso en la labor de algunos peruanos que empiezan el día muy temprano, mucho antes que yo y que trabajan y luchan con un interés colectivo: el decir a todos que el Perú es el mejor país para vivir... y sí que lo es, solo que hay que conocerlo y para eso me parece que uno de los caminos es la renovación de la currícula escolar, ya que durante el gobierno anaranjado fue trastocada y mutilada. De tan buenos historiadores y juristas que tenemos una propuesta al Congreso podría apoyar a que actos como éste no se repitan y así evitarnos tanto dolor como cuando nos encontrábamos en guerra interna, hacernos enemigos entre nosotros es lo último que queremos; sin embargo parece ser lo primero que tenemos cuando nos golpean de esta manera, así, sin sentido, de pronto; cuando estaba riendo. Con esto nos unimos solo por el rencor, el desprecio, la venganza... ¡Me golpearon duro con una piedra! y fue mi hermano.

¿Periodistas o saltimbanquis?

Las épocas en que el Canal 9 era la mata de la tecnología y preparación para todo aquel que conformara parte de su empresa pasó hace mucho tiempo, ahora las economías, los favoritismos, la inmediatez respaldada por la incompetencia  y la tecnología han arrasado con este propósito que engrandeció al 9. Ahora se apela a la exposición para tratar de retomar y a la vez cubrir esa falencia de profesionalismo que tuvo, cómo, ¿recuerdan esa firma de autógrafos en no sé cual megacentro comercial? no la firma de autógrafos de Magaly Medina, que su condición debido al programa que conduce lo admite; hablamos de los reporteros y conductores de programas informativos cual si fueran estrellas del canal... eso fue un tanto ridículo e irresponsable departe de los directivos del canal. Ni el show de los deseos de Gisela se expuso tanto. Los periodistas cumplen una labor que los distancia de estos arrebatos, ya tuvimos mucho durante la década fujimorista de estos desatinos: periodistas de cervicales flexibles, acomodadizos, impertérritos ante lo que ocurría, genuflexos bailarines y marionetas de la cumbia. Espero no tener que revivir momentos más terribles para la prensa. Ahora me acordé de este episodio al conversar de eventos del año que pasó. Y éste es uno de los episodios que me afectaron y recordé con desazón...

Ya viene Sudáfrica 2010

Mientras que Danny Jordaan, jefe del comité organizador local del campeonato mundial de fútbol dijo que los directivos esperan que la economía mundial mejore para el 2010 ya que la inversión programada para la construcción de estadios superó el presupuesto 10 veces más; aquí en Lima los peloteros deportivos (llámese conductores) hablan y hablan de los equipos que sí iran al Mundial, así como de la suscripción a sistemas de cable para no perderse este magno acontecimiento. Otros, más entusiastas, con soportes económicos promocionan las cualidades de los nuevos televisores con pantallas planas y demás características que ayuden a superar el doloroso lugar que tienen los futboleros peruanos al no ver a su equipo participar de este campeonato mundial. Creo que Perú es el mayor comparador de los cada vez nuevos equipos de televisión en el mundo. Como hace tantos años que no se va al mundial y solo se ve me arriesgoa pensar que superamos en compras a cualquier otro país. Eso me entristece mucho también. Peloteros: ¡dejen de apañar a las cabezas que manipulan este deporte de muchos! que parece solo de la federación.