Conductores Peloteros

Por las noches, a media mañana, los fines de semana y casi a toda hora supuestamente adecuada para ver deportes, pero qué es lo vemos: solo fútbol y del malo, salvo cuando lo intercalan con el europeo. Estos señores se han apoderado de los espacios deportivos para conducir programas de muy baja calidad informativa, ya que al anunciar los "espectaculares" goles, pases y demás performances de nuestros peloteros no hacen más que comentar sin fundamento técnico y mucho menos conocimiento sobre lo que estamos viendo; todas sus frases giran en torno a estas palabras: cañonazo, deficiente defensa, no le da pase, estuvo lesionado, se fue laaargo ese puntazo, etc. ¡¿qué les pasa a estos señores? Dónde está la información real, lejos de las bromas entre ellos y sus distintos acentos para hablar: porque cada uno tiene un modo distinto que los hace: ¡singulares! La información que supuestamente nos transmiten es puro comentario anecdótico sin base sin entorno. Pena da escucharlos, ¡ah! y creen que las mujeres no consumen estos programas. Si supieran de la cantidad de mujeres que prefieren ver deporte en cable y en otro idioma para estar más y mejor enteradas de lo que estos Peloteros nos quieren hacer creer.

¡¿Cambios en el canal del Estado!?: dijeron

Hace meses anunciaron el cambio de programación en ese canal y lo que hicieron en un principio fue repetir los refritos de los programas como Reportaje al Perú, Ocurrió en en el Perú, Costumbres y el ya recontraquemado Gustos y sabores, etc. Luego cambiaron en algo las cuñas de la programación y finalmente y al cansancio, creo, repusieron el programa de Cecilia Barraza ahora reestructurado. A pesar de estos poco notorios cambios lo único que tiene de "nuevo" el 7 son los Pimpollos y Reportaje al Perú y gracias a la creatividad y entusiasmo de sus conductores ya que al parecer es a ellos a quienes les interesa trabajar en proyectos nuevos y útiles. Tanta planilla en ese canal y no produce lo que se invierte. Supuestamente las propuestas de programas deben de ser grandes; y ¡qué pasa con ellas que no son admitidas! El canal necesita nuevas caras y nuevos ánimos y no solo ser la caja chica de algunos. Después se quejan de las invetigaciones sobre gastos excesivos y sobrevaluados, cargos que solo existen por meses e inversiones nada justificables como cierta MAC que costó lo que 10 máquinas podrían hacer mejor que esa.